Hace un par de semanas tuve la oportunidad de participar en MindTalk (conferencia sobre innovación público-privada organizada por el Gobierno Federal de Alagoas, un pequeño estado del nordeste de Brasil - muchas gracias Thiago Avila). En esa oportunidad hablé sobre el desafío que enfrenta latinoamérica (en específico) y el mundo (en general) en relación a la Revolución Industrial 4.0 y mi axioma era sencillo, el desafío no era la tecnología, sino que las personas. Aparentemente no todo el mundo comparte esa visión ...

¿Cómo evitar la sobrecarga de colaboración o conexión en las organizaciones públicas o privadas?. La sobrecarga colaborativa (o exceso de conectividad) resulta de demasiadas reuniones inútiles, un tsunami de correos electrónicos y una ráfaga de interrupciones constantes en el espacio de trabajo.

Estas 3 cosas no sólo causan demasiado estrés y pueden llevar al agotamiento extremo de las personas (o colaboradores como eufemísticamente suele llamárseles ahora), sino que también terminan costando mucho dinero en tiempo perdido y baja productividad. Esta infografía ofrece un gran resumen y desglosa el costo de estas pérdidas de tiempo medidas en dólares.

Hace sólo poco tiempo atrás vivíamos en un mundo rodeado de todo tipo de dispositivos “inteligentes”. Sin embargo el rápido avance de la tecnología ha acuñado un nuevo concepto para acompañar la denominada 4a Revolución Industrial, hablamos de lo “artificial”. Hoy, el término Inteligencia Artificial (IA) crece con fuerza sobre todo en la industria de los smartphones con sus pequeñas y potentes cámaras y la robótica que automatiza los procesos industriales.

0
Acciones